Menú

El asana para el yo interior y no para el cuerpo

En la práctica del asana buscamos que los órganos de percepción ( los sentidos) y de acción ( extremidades, manos, piernas, boca etc) queden inmóviles y penetren hacia el interior del ser para de esa manera empezar a observar la postura mental y el movimiento de nuestros pensamientos.

A priori la práctica física puede parecer un trabajo puramente externo, pero a medida que nos hacemos más conscientes de nuestro cuerpo y empezamos a trabajar con la respiración, el espacio y el silencio interior aumentan y aprendemos a estar en calma tanto en los buenos y los malos momentos de la vida.

La definición de asana es la de » Sthira Sukham asanam«. «Sthira» se refiere a la estabilidad y firmeza que un asana debe de tener y «sukha» significa buen espacio o al estado de bienestar en el que estamos libres de obstáculos. Cuando empezamos a buscar estos dos elementos en la ejecución del asana es cuando empezamos a entrar en el estado meditativo.

Hay muchas maneras de practicar asanas, de una forma más estática, permaneciendo en la postura, respirando en ella. O de una forma más dinámica, lo que no significa que no respiremos, el movimiento siempre va acompañado de la respiración en cualquier práctica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies